Nudos

¿A donde van las cosas?

Ante un placer perdido, quizá por convicciones éticas, a veces es común oír expresiones del tipo “tenías que haberlo hecho, es algo que te hubieras llevado”. ¿A donde? Nadie se lleva nada a ningún sitio. Los ecos están aquí, este mundo es el marco en el que rebotan y resuenan todos los recuerdos.

La comodidad de la oposición

Hace unos años un colega me comentaba que la única ventaja de haber perdido la guerra civil es no tener que cargar en la espalda los posibles fracasos de una revolución libertaria verdaderamente puesta en práctica, y no sólo tímidamente ensayada en condiciones excepcionales. En la oposición a veces se vive mejor, porque no tienes que asumir el peso de la realidad ni la prueba de la eficacia. Toda victoria, y toda hegemonía, tiene un desgaste. Muchas veces las victorias superficiales son trampas.